Compra de entradas
Compra de VideoPass
News
13 días Hace
By motogp.com

Síndrome compartimental: Un problema común para los pilotos

Tras la segunda operación de síndrome compartimental de Quartararo en tres años, ahondamos en el problema al que se enfrentan muchos pilotos

Síndrome compartimental. Dos palabras que suenan familiares. Hablamos del problema más común al que se enfrentan muchos pilotos modernos. El pasado fin de semana vimos cómo el GP de España de Fabio Quartararo (Monster Energy Yamaha MotoGP) se desmoronaba dramáticamente a causa de dicha dolencia, y su aparición es algo difícil de explicar. El francés no tuvo problemas durante todo el fin de semana, y de repente, el domingo, volvió el temido problema en el brazo.

¿Por qué Quartararo pasó de liderar la carrera a acabar 13º?

Es la segunda vez en tres años que Quartararo tiene que ser operado de lo que técnicamente se conoce como síndrome compartimental crónico por esfuerzo. Según la Clínica Mayo, se trata de "una afección muscular y nerviosa inducida por el ejercicio que provoca dolor, hinchazón y a veces discapacidad en los músculos afectados de las piernas o los brazos". Cualquiera puede padecerlo, pero es más común en 'runners' jóvenes y atletas que participan en actividades que implican un impacto repetitivo". Los pilotos de MotoGP™, por supuesto, encajan perfectamente en esa categoría.

Cuando haces ejercicio, tus músculos se expanden en volumen. En el caso de los pilotos de MotoGP™ de todas las categorías, los antebrazos se ejercitan mucho a lo largo de una carrera o de una sesión de entrenamiento, pero especialmente en las frenadas. El síndrome compartimental se produce cuando el tejido que recubre el músculo, la fascia, no se expande con el músculo. Esto provoca una fuerte presión y dolor, de ahí que Quartararo rodara un par de segundos más lento de lo que podía en la última parte de la carrera de la categoría reina en Jerez. El dolor reflejado en su rostro registrado por la cámara OnBoard tras cruzar la meta era evidente.

'El Diablo' se ha sometido esta semana a una cirugía para intentar solucionar el problema que también le dio guerra en su temporada de debut en MotoGP™ en 2019, y desde entonces -hasta el domingo en Jerez- el problema no había reaparecido. Al preguntarle por qué algunos pilotos tienen el síndrome compartimental y otros no -Valentino Rossi (Petronas Yamaha SRT), por ejemplo, nunca ha tenido un problema grave así en sus 26 años de carrera-, Quartararo no tuvo una respuesta, y explicó cómo en 2020 tuvo problemas minúsculos al margen de Portimao.

"Sinceramente, el año pasado, en Portimao, fue muy mal y este año fue perfecto. Todos los años que he estado aquí en Jerez han sido buenos. El año pasado no hubo ningún problema y este año solo he liderado por un segundo y luego no he tenido más fuerza. Seguí peleando durante 6 vueltas más con el dolor, para mantener un segundo, pero era simplemente imposible para mí. No tenía más fuerza. Era peligroso para mí correr la segunda mitad de la carrera, pero no quería parar porque sabía que tal vez uno o dos puntos pueden ser realmente importantes para el campeonato. Así que lo di todo. Desgraciadamente, tuve este problema", repasó el francés.

 

"No lo sé, sinceramente", continuó Quartararo, confirmando que no tiene ni idea de por qué algunos pilotos sufren dicho problema y otros no. "El 2020 fue perfecto, cero problemas. En 25 vueltas me sentía bien, no tenía ni un pequeño dolor y este año ha sido todo lo contrario. Tenía que frenar con cuatro dedos y normalmente freno con uno. No podía ir a todo gas en la recta. Aparte de la última vuelta para intentar coger esos pocos puntos que quizás puedan ayudar al final de la temporada. Pero no hay explicación. Estoy entrenando igual, me siento aún mejor sobre la moto y... no sé", lamentó el piloto de fábrica de Yamaha.

En este 2021 también pasó por el quirófano por el mismo problema el reciente ganador en Jerez, Jack Miller (Ducati Lenovo Team), entre los Grandes Premios de Doha y Portugal en la misma semana que Iker Lecuona (Tech3 KTM Factory Racing). "Estaba bastante claro después de las exploraciones que había mucha presión en mi brazo derecho. El martes (después del GP de Doha) me operaron y salí del hospital el miércoles por la mañana", dijo Miller antes del GP de Portugal. Su caída en Portimao le abrió la herida, pero en Jerez no hubo tales problemas.

Las lágrimas de Miller: "Es algo fuera de este mundo"

Tras el drama del pasado domingo para Quartararo, algunos de sus rivales compartieron su opinión sobre el síndrome compartimental. El vigente Campeón del Mundo, Joan Mir (Team Suzuki Ecstar), admitió que ha sufrido un poco ese problema y que lo nota en todas las pistas que son bastante exigentes: "Tengo un poco de síndrome compartimental. Un poco. Cuando intento forzar más, 25 vueltas aquí en Jerez, acelerando, frenando, siempre esto es difícil, es realmente difícil. Es importante gestionar bien también esta situación. No puedo decir más porque no tengo ese problema. Si tuviera ese problema, estaría más en forma. Lo tengo en pistas como esta que son bastante exigentes. No es la primera vez que le pasa a Fabio, ¿verdad?".

Aleix Espargaró (Aprilia Racing Team Gresini) es otro de los pilotos que ha confirmado que sufrió un poco con su brazo. El español podría ser el cuarto piloto de MotoGP™ en pasar por el quirófano por este problema en 2021, tras comprobar que tuvo problemas con él en Jerez. "En las últimas vueltas de la carrera sufrí un poco de síndrome compartimental en el brazo derecho. No tenía fuerzas para frenar fuerte. Sufro mucho en el brazo derecho, por lo que pierdo un poco de rendimiento en las frenadas", dijo Aleix en su 'media debrief' el domingo por la tarde. "No creo que sea por Jerez. Creo que las MotoGP™ son cada vez más y más rápidas. Más carga aerodinámica y más potencia. No somos máquinas como las motos. Somos humanos. Así que no sé cómo podemos mejorar", continuó el '41', explicando además por qué cree que se produce el famoso 'arm pump'.

"Me encanta el 'fitness'. Me encanta entrenar. Me encanta probar algo diferente, cosas nuevas para estar más en forma, pero no sé qué podemos hacer para entrenar esto. Me operé hace más de diez años, pero ahora estuve hablando con el médico y tal vez tenga que volver a operarme porque puede ser que exista otra vez el bloqueo muscular. Así que voy a hacer algunas pruebas mañana o el martes, porque sinceramente hoy he sufrido. No es normal. No he sufrido en Jerez en el pasado', detalló el de Granollers.

"Así que creo que, obviamente, pasamos muchos días en Qatar, luego también Portimao era un circuito muy exigente, ahora aquí. La carrera ha sido cerca de 20 segundos más rápida que la del año pasado. Esto significa que la aceleración de la moto es increíble. De una pequeña curva a otra, llegas a más de 200 km/h. Así que tienes que gestionarlo y es muy difícil", continuó el mayor de los Espargaró.

Aleix Espargaró, insatisfecho pese a dar otro paso adelante

A Aleix también se le preguntó al respecto si estamos llegando a los límites del cuerpo humano en MotoGP™. Se apresuró a descartar esa teoría, pero tiene curiosidad por saber por qué ahora está empezando a sufrir el síndrome compartimental por primera vez en su larga carrera en MotoGP™: "Tengo curiosidad por ver si puedo entrenar de otra manera, puedo cambiar un poco la posición en la moto para ganar algo. No lo sé. Tengo curiosidad porque hace casi diez años que estoy en MotoGP™, y realmente nunca he tenido este problema. Así que es algo nuevo. Tenemos que tratar de entenderlo. Ahora estoy un poco preocupado, no por Le Mans, pero sí por Mugello. Mugello es, en mi opinión, el peor circuito del calendario y realmente sufrí mucho en la última parte de la carrera. No fui el único. Así que a ver si puedo arreglarlo para ir allí".

El compañero de equipo de Quartararo, Maverick Viñales, también dio su opinión sobre el síndrome compartimental tras el GP de España. El de Roses, al igual que Aleix, nunca ha sufrido realmente este problema, pero apunta a circuitos como Jerez, Assen y Mugello como los que más pueden estresar los brazos: "No lo sé, la verdad. No he tenido ningún problema con el síndrome compartimental. Pero nunca he tenido ese problema en ninguna categoría. Así que no sé, no sé qué es lo que causa el síndrome compartimental. Pero Jerez es normalmente uno de los circuitos más duros para los brazos. Pero por mi parte, nunca he tenido ningún problema con eso".

 

"Creo que es por las frenadas. Es más duro para los antebrazos, porque estás la mayor parte del tiempo inclinado, y luego tienes frenadas muy fuertes, todo el tiempo. Por eso aquí es muy duro. Además, durante la temporada siempre hay algunos circuitos en los que puedes tener algunos problemas, que son Jerez, Assen y Mugello. Creo que estos son los circuitos más difíciles", sentenció Maverick.

Miguel Oliveira (Red Bull KTM Factory Racing), por su parte, recordó haber tenido un importante problema de síndrome compartimental durante su primera campaña de Moto2™ en 2016, y la estrella portuguesa reiteró la idea de que los pilotos no pueden hacer mucho para prevenir el problema: "He tenido esos problemas en el pasado. En mi primer año en Moto2™ no podía pilotar, básicamente era un simple pasajero en cada carrera, en cada circuito. Así que me operé al final de esa temporada, e inmediatamente, cuando volví a subirme a la moto, me sentí como otro piloto. Tener el síndrome compartimental es un factor que limita mucho, no sé si realmente hay algo que podamos hacer al respecto".

Ducati se exhibe con un doblete de Miller y Bagnaia

"Supongo que también depende de cada persona. Pero sí, algunas carreras hoy en día, incluso con la cirugía, a veces consigo más, a veces consigo menos. Las motos son cada vez más rápidas, tenemos más grip y tenemos que frenar aún más fuerte, y es difícil", añadió el piloto portugués de KTM.

El año pasado vimos cómo el actual piloto probador de Yamaha, Cal Crutchlow, se sometía a una operación más seria que implicaba la extirpación de toda la fascia muscular, tras haber tenido numerosos problemas de síndrome compartimental durante su carrera en MotoGP™. Antes del británico, el último piloto que se sometió a esa intervención en MotoGP™ fue Dani Pedrosa en 2015. El tricampeón mundial tardó 6 semanas en recuperarse, y Crutchlow publicó unas terribles imágenes de la operación en su página de Instagram para dar una idea de lo que ocurría.

En declaraciones en 2015, esto es lo que dijo el Dr Ángel Villamor sobre la operación de síndrome compartimental de Pedrosa: "La cirugía fue complicada y agresiva, utilizando una técnica de microcirugía y una lente microscópica. Duró dos horas y se hizo con anestesia local. Hemos examinado la fascia muscular, que estaba hipertrofiada y había que abrirla y liberarla. La fascia muscular fue diseccionada y extraída del antebrazo. Este aumento de volumen ensanchó el músculo dentro de la fascia inelástica, lo que provocó un aumento de la presión dentro del compartimento, y causó un doloroso estado de privación de oxígeno, lo que generó un intenso dolor en el antebrazo que se colapsó después de hacer ejercicio durante el pilotaje".

Afortunadamente, la cirugía más agresiva no ha sido necesaria para pilotos como Miller, Lecuona y Quartararo recientemente, y todo apunta a que podremos ver a este último en acción sobre la pista en su GP de casa en Le Mans. En todo caso, el hecho de que el síndrome compartimental surja sin más, de forma tan repentina e importante en el caso de Quartararo, es todo un desastre para los pilotos de MotoGP™. Puede que a algunos no les vaya mal, pero otros tienen más mala suerte.