Compra de entradas
Compra de VideoPass
News
11 días Hace
By motogp.com

La lealtad será recompensada: La paciencia da sus frutos

El excomentarista de MotoGP™ Nick Harris rinde tributo a los aficionados de diversos países que se han volcado siempre con el Mundial

Etiquetas MotoGP, 2021

Dos brillantes victorias esta semana, una sobre dos ruedas y otra sobre cuatro, han puesto de manifiesto que la lealtad tendrá su recompensa. La magnífica primera victoria de 'Pecco' Bagnaia en la categoría reina en MotorLand Aragón el pasado domingo, siete días después de que la victoria de Max Verstappen en la Fórmula Uno en Zandvoort revolucionara los Países Bajos, fue una demostración perfecta. El problema es que esas recompensas pueden estar a la vuelta de la esquina para algunos, pero a décadas de distancia para otros.

MotoGP™: Bagnaia, octavo ganador diferente de 2021

La exitosa lucha de Bagnaia con Marc Márquez aseguró a Italia su victoria nº 250 en la categoría reina. El triunfo de Verstappen en casa, en Zandvoort, provocó increíbles celebraciones de la patriótica multitud local, hambrienta de éxitos. No es de extrañar esa locura generalizada, porque el éxito en el motorsport, especialmente sobre asfalto, es algo que debería haber ocurrido hace mucho tiempo en una nación neerlandesa que muestra una lealtad asombrosa incluso sin que uno de los suyos gane carreras. ¿Qué otro deporte podría producir tal lealtad a pesar de no haber visto a un piloto local ganar una carrera de MotoGP™ en la categoría reina durante 40 años? Dime otro deporte que pueda atraer a multitudes récord cada año al circuito de Assen, que ha albergado carreras de Gran Premio desde los inicios en 1949 y que se ha ganado con razón el título de 'Catedral de la velocidad'. No solo los neerlandeses han demostrado esa fidelidad. Todos los años acuden grandes multitudes a Sachsenring, a pesar de que la única victoria alemana en la categoría reina se produjo hace 47 años. Hace unas semanas, se agotaron las entradas para la restringida asistencia a Silverstone, a pesar de que un piloto británico nunca ha ganado una carrera de la clase reina en su GP de casa desde que quedó atrás la Isla de Man.

Los neerlandeses saben ciertamente cómo divertirse, algo que descubrí hace 41 años. Uno de mis primeros encargos como reportero de Grandes Premios fue el TT neerlandés de 1980. El héroe local, Jack Middelburg, ganó la carrera de 500cc a 16 vueltas a Graziano Rossi y Franco Uncini, lo que desencadenó las celebraciones de los más de 100.000 espectadores que apenas he visto desde entonces. Aquel lugar se volvió completamente loco. No se trataba de la pirotecnia organizada de Zandvoort la semana pasada, sino de un estallido de color naranja y alegría alimentado por algunas cervezas locales que parecía no tener fin. Pensé ingenuamente que todos los GP serían así, pero Assen, aquella tarde y la propia noche, sentó un precedente que apenas ha sido superado. Un año después, Middelburg ganó el Gran Premio de Gran Bretaña en Silverstone y eso fue todo. Un neerlandés no volvió a ganar otra carrera de la categoría reina. Nueve años después, en 1990, Wilco Zeelenberg ganó el Gran Premio de Alemania de 250cc en Nürburgring y Hans Spaan ganó cinco Grandes Premios de 125cc y consiguió la última victoria de un piloto neerlandés en un GP, pero el público siguió acudiendo a Assen cada año.

Missing the apex: ¡Gracias, Nick Harris!

A pesar de los grandes éxitos cosechados en las categorías más pequeñas gracias a los esfuerzos de pilotos como Toni Mang, Dirk Raudies, Ralf Waldmann y Stefan Bradl, Alemania solo ha tenido éxito en la categoría reina en una ocasión, e incluso entonces fue controvertido. Edmund Czihak ganó la carrera del Gran Premio de Alemania de 500cc de 1974 en Nürburgring cuando todos los mejores pilotos boicotearon la carrera por motivos de seguridad.

Cal Crutchlow ha dado una alegría muy necesaria a los aficionados británicos con 3 victorias en la categoría reina, pero tuvieron que esperar 35 años. Antes de Crutchlow, el último ganador británico de la categoría reina fue Barry Sheene en 1981, en un deporte que en su día estuvo dominado por pilotos y maquinaria británicos. Hace un par de semanas acudieron en masa a Silverstone sabiendo que ningún piloto británico había ganado la carrera de la clase reina en su país desde que se cambió el circuito TT de montaña en 1977.

Memories: Nick Harris on Barry Sheene

No fue una gran sorpresa que las carreras de sidecar fueran tan populares en los Países Bajos, Alemania y Gran Bretaña. Los tres países produjeron algunos brillantes Campeones del Mundo sobre tres ruedas para los aficionados que ansiaban el éxito en los Grandes Premios. No es de extrañar que acogieran carreras del Campeonato del Mundo de sidecar mucho después de que las carreras de sidecar dejaran de formar parte del Campeonato del Mundo oficial en 1996.

Las carreras de sidecar nunca volverán al calendario oficial del Campeonato del Mundo. Puede que Max Verstappen recompense a esos aficionados neerlandeses con el Campeonato del Mundo de Fórmula 1, pero lo que realmente merecen esos aficionados neerlandeses, alemanes y británicos por su lealtad y paciencia es la recompensa definitiva del éxito en MotoGP™. La larga espera, aunque sea larga, merecerá la pena. Que se lo pregunten a Fabio Quartararo y a los aficionados franceses.