Compra de entradas
Compra de VideoPass
News
10 días Hace
By motogp.com

¿Y si 2021 fuera el año de Ducati?

En una pista en la que no se les esperaba, Ducati respondió con un doblete que certifica su gran ritmo hasta ahora en cualquier circuito

Han pasado más de 13 largos años desde la última vez en que Ducati ganó un título mundial de pilotos. Aquella recordada temporada 2007, Casey Stoner se impuso con solvencia por delante de pilotos de la talla de Dani Pedrosa y Valentino Rossi. Desde entonces, el constructor de Bolonia ha perseguido sin cesar la búsqueda del sucesor del australiano en el palmarés. Jorge Lorenzo explotó sin apenas margen para pelear por ello antes de poner rumbo a Honda y Andrea Dovizioso estuvo cerca al ser triple subcampeón mundial con la Desmosedici GP. Esta espera, sin embargo, podría tocar a su fin en el nuevo curso 2021.

Unseen: "Prepara la cerveza" - Doblete y fiesta en Ducati

Por supuesto, es demasiado pronto para sacar conclusiones, ya que tan solo se han disputado cuatro Grandes Premios hasta la fecha en lo que llevamos de temporada, pero Ducati ha sido capaz de labrarse un hueco en la nómina de favoritos esta temporada, tanto por el acierto de sus pilotos como por las prestaciones de su máquina, capaz de rendir a un gran nivel en tres pistas tan diferentes como el Circuito Internacional de Losail, el Autódromo Internacional del Algarve y el Circuito de Jerez - Ángel Nieto.

Aunque eran los teóricos favoritos en el doblete de Qatar, debido a su clara superioridad en la larga recta principal gracias al potencial de sus máquinas en términos de velocidad punta, nadie predijo ciertas actuaciones como el podio inicial de Johann Zarco (Pramac Racing) ni la histórica 'pole' y posterior podio de su compañero rookie, Jorge Martín. El actual líder, 'Pecco' Bagnaia (Ducati Lenovo Team), había sido el encargado de abrir el contador de 'poles' de 2021 en el primer asalto de Qatar, en el que también subiría al podio junto a un Zarco que repetiría en el GP TISSOT de Doha.

Dall'Igna, encantado con su pareja Miller-Bagnaia

Llegó la cita de Portimao y Bagnaia vio cómo se le escapaba una nueva 'pole' debido a la cancelación de su mejor vuelta por la presencia de banderas amarillas. Un hecho que le obligó a partir 11º, con su compañero, Jack Miller, 4º en parrilla. El balance final sería contrapuesto para ambos, con una caída del australiano y un nuevo podio para el italiano, que comenzó a acreditar que la GP21 era capaz de adaptarse, hasta la fecha, a cualquier tipo de trazado. Una idea que, además, casaba con su particular habilidad para ser más fino de lo habitual en el pilotaje de la bala roja de Bolonia.

Tras la batalla de Portimao quedaba por delante el siguiente reto, un Circuito de Jerez - Ángel Nieto sobre el que siempre sobrevuela el mismo dicho: quién es rápido en Jerez, lo es en la mayoría de circuitos. Una idea replicada por muchos pilotos y expertos a las puertas del reciente GP Red Bull de España, ante el que pocos fueron capaces de predecir el sólido doblete protagonizado por Miller y Bagnaia, con especial mención al australiano, que cosechó un triunfo que se le resistía desde la cita en mojado de Assen 2016.

 

Cuando Fabio Quartararo (Monster Energy Yamaha MotoGP) se vio repentinamente afectado por molestias en su brazo producto del síndrome compartimental, 'Jackass' no perdonó. El '43' supo aprovechar a la perfección una oportunidad de oro para conseguir su primera victoria en seco en la categoría reina, la primera con el flamante rojo del equipo de fábrica de Ducati, después de admitir abiertamente que había vivido unas semanas nada sencillas. El hito, además, era doble, ya que la última vez que una Desmosedici GP había reinado en Andalucía fue 15 años atrás, gracias a Loris Capirossi.

Además, Ducati completó un gran doblete con el segundo puesto de Bagnaia, algo que nunca había ocurrido en esta pista en el caso del constructor italiano. Para recordar un doblete similar del equipo de fábrica de las balas de Bolonia hay que remontarse al Gran Premio de la República Checa de 2018, cuando Andrea Dovizioso reinó en Brno por delante de Jorge Lorenzo. En Borgo Panigale han apostado ahora por un evidente cambio generacional. Algunos lo tachaban de arriesgado. Los resultados, en cambio, están dando la razón a los miembros de la fábrica italiana responsables de abogar por esta nueva hoja de ruta en busca del título de pilotos.

Las lágrimas de Miller: "Es algo fuera de este mundo"

Los resultados en el doblete de Qatar, Portimao y Jerez han impulsado a Bagnaia hasta la cima de la clasificación general del campeonato, siendo el cuarto líder distinto tras las 4 primeras carreras, recogiendo el testigo, por este orden, de Maverick Viñales (Monster Energy Yamaha MotoGP), Zarco y Quartararo.  Ducati, por tanto, ya ha disfrutado de dos líderes en lo que llevamos de curso. Habrá que esperar hasta la próxima cita en Le Mans para comprobar si 'Pecco' es capaz de retener un liderato cimentado en una enorme regularidad, ya que no ha bajado del sexto puesto en las 4 citas disputadas hasta ahora, con un total de 3 podios: 3º en Qatar y 2º en Portimao y Jerez.

Después del gran nivel exhibido por Ducati en los 3 primeros circuitos del calendario, queda por ver si son capaces de mantener ese potencial en Le Mans, un circuito en el que consiguieron su primera victoria bajo la lluvia el año pasado de la mano de Danilo Petrucci, ahora en las filas del Tech3 KTM Factory Racing. Si lo logran, confirmarán aún más que su máquina puede ser competitiva en cualquier tipo de pista. Todo ello, a las puertas de recalar en Mugello a final de mes para disputar su evento de casa: el Gran Premio Oakley de Italia. Si los representantes de la fábrica de Bolonia se mantienen en posiciones de privilegio el resto del mes de mayo, se habrán ganado a pulso el derecho a soñar con la corona de 2021.

Recomendado