Compra de entradas
Compra de VideoPass
News
9 días Hace
By motogp.com

Todos en el mismo barco

Tras un GP OR de Tailandia pasado por agua, el excomentarista de MotoGP™ Nick Harris recuerda episodios similares en la historia del Mundial

Jack Miller resumió perfectamente la situación antes del inicio del Gran Premio de Tailandia. "Lo bueno es que todos estamos en el mismo barco", dijo el australiano ante las cámaras mientras la lluvia caía sobre la parrilla vacía y los truenos se extendían siniestramente por el circuito de Buriram.

GRATIS: La vuelta final de un GP tailandés pasado por agua

Puede que todos estéis en el mismo barco, Jack, pero algunos, incluido tú mismo y en particular el ganador, Miguel Olivera, estaban tirando de los remos con más fuerza que otros. Es muy fácil estar sentado en casa viendo cómo se desarrollan los acontecimientos en la televisión un domingo por la mañana. Cuando la carrera de Moto2™ se detuvo después de solo ocho vueltas porque los pilotos sufrían 'aquaplaning' en la recta principal, existía el peligro real de que la carrera de MotoGP™ ni siquiera comenzara, ya que la lluvia de tipo monzón estaba descargando. Mientras mi única preocupación era disfrutar de uno o dos huevos cocidos para desayunar, había que decidir si la carrera debía seguir adelante, a cuántas vueltas se disputaba o conceder la mitad de los puntos del Campeonato del Mundo, como en Moto2™.

Era solo la cuarta vez en los 74 años de historia de los Grandes Premios que se concedían medios puntos. Cuando la lluvia amainó, obviamente se pudo correr sin peligro y solo se redujo una vuelta la distancia total de la carrera. Fue complicado, por no decir otra cosa, pero se pudo correr.

Oliveira baila bajo la lluvia para batir a las Ducati

Resulta irónico que la lluvia de tipo monzón fuera pronosticada para la mayor parte del fin de semana, pero que apenas afectara a los pilotos de MotoGP™ en los entrenamientos y la 'qualy'. Por lo tanto, no hubo tiempo para mojarse hasta las Warm Up Laps previas al inicio de la carrera. No es que los equipos y los pilotos no estén preparados para este tipo de condiciones cuando viajan a Asia. Ha habido muchas lluvias de tipo monzón que han provocado retrasos y cancelaciones de los entrenamientos y las sesiones de clasificación en Sepang, Motegi y qué decir de la carrera en Mandalika de este año. Lo que sorprende a todo el mundo es cuando llueve en un país donde nos dicen que la pista nunca estará mojada.

GRATIS: El encanto de Indonesia, en 'super slow-motion'

Recuerdo que pensé que alguien debía estar limpiando los cristales de nuestra cabina de comentaristas en el Circuito Internacional de Lusail, en Qatar. No se me pasó por la cabeza que pudiera ser lluvia porque nunca había visto ni oído que lloviera en Qatar. Era el año 2009, el segundo año de los increíbles focos en el circuito. Cuando comenzó la carrera de 125cc, aparecieron manchas de agua en la ventana de la tribuna de comentaristas. Se podía ver primero la llovizna y luego una lluvia más intensa que caía sobre el asfalto a través del resplandor de los focos. La carrera se detuvo después de cuatro vueltas.

Seguramente, se trataba de un chaparrón, pero era como volver a casa mientras la lluvia continuaba. Andrea Iannone fue declarado vencedor de la carrera de 125cc y se le concedió la mitad de los puntos del Campeonato del Mundo. La lluvia cesó y la carrera de 250cc se redujo a 13 vueltas, ganada por Héctor Barberá, que apenas podía avanzar antes de que la llovizna volviera al centro del desierto. La carrera de MotoGP™ se pospuso un día, provocando una larga noche de cambios de vuelos y planes de viaje. Por supuesto, al día siguiente estaba seco y Casey Stoner dio la victoria a Ducati en la carrera a 22 vueltas, observada solo por los comisarios y, probablemente, algunos camellos desde una distancia prudencial.

En Italia e Inglaterra llueve, pero no en la misma cantidad épica que en esos escenarios asiáticos, salvo cuando llega MotoGP™. El esperado regreso del Campeonato del Mundo al circuito de Misano, en la costa adriática italiana, en 2007, tras 14 años de ausencia, tuvo sus problemas. El primer día de entrenamientos del Gran Premio de San Marino se canceló cuando el circuito, en el que se corre en sentido contrario a su último GP en 1993, se inundó. Hemos sido testigos de muchas carreras en mojado en Silverstone, pero hace cuatro años llovió tanto que el día de la carrera tuvo que cancelarse por completo.

Miller y Bagnaia, una charla previa que vale un doble podio

Por supuesto, Jack Miller quería correr bajo la lluvia el domingo, especialmente después de su victoria en Motegi siete días antes, pero también tenía una razón igual de importante o, según algunos, incluso más importante. Jack admitió que se vería envuelto en un verdadero problema si no podía mantener sus planes de viaje originales porque se casaba el próximo fin de semana antes de Phillip Island, dentro de dos semanas. Parece que el australiano ha acertado en ambos aspectos, pero esperemos que el sol brille el día de su boda, aunque en Phillip Island no se puede prometer nada.

Recuerda que puedes seguir cada segundo EN DIRECTO y OnDemand con VideoPass, que te ofrece un acceso inigualable a entrevistas y reportajes, así como a cada segundo EN DIRECTO y OnDemand del Campeonato del Mundo de MotoGP™. Todo ello y mucho más, lo tienes en MotoGP™ VideoPass.

Recomendado